La epilepsia es un factor de riesgo de mortalidad en Covid-19