Ampas y alumnos cuestionan el protocolo, piden más comunicación y exigen la figura de la enfermera escolar