Visibilizar a la población infantil con enfermedades crónicas, una necesidad sin solucionar