El asma grave es una enfermedad crónica prevalente en nuestras
especialidades y afecta claramente a la calidad de vida de los
pacientes que la sufren.
Cada vez es más patente que para alcanzar un correcto manejo
de esta patología hace falta un equipo multidisciplinar y especializado
en asma grave, tanto a nivel de medicina especializada
hospitalaria como a nivel de atención primaria, donde el paciente
tiene un acceso más cercano y frecuente. Por todo ello, en los
servicios de Neumología y de Alergología se está haciendo más
hincapié en la importancia de esta forma coordinada de trabajar
y se están creando unidades de asma grave, que se integran por, al
menos, un médico especialista en cada caso y por una Enfermera
de Práctica Avanzada en esta patología. Y como paso fundamental,
y difícil de conseguir hace unos años, la interrelación y la forma
coordinada de trabajar entre estas unidades de asma grave en
los servicios especializados, atención primaria y los servicios de
farmacia hospitalaria, encargados del seguimiento y la trazabilidad
de los nuevos tratamientos biológicos que, en muchos casos,
van a requerir nuestros pacientes, será la clave para alcanzar el
éxito en el diagnóstico y el tratamiento de los mismos.
Por todo ello, el nacimiento de este documento de recomendaciones
prácticas en asma grave para enfermería es un gran paso
que abre la puerta a la formación especializada de la enfermería,
pieza fundamental en el manejo de nuestros pacientes con
asma grave. […]