Una enfermera en el colegio nos habría ahorrado mucho sufrimiento