Según la Revista de Neurología (Boletín de noticias 09/09/15), los niños que comen por capricho tienen más posibilidades de padecer ansiedad o trastornos mentales