La presencia de una enfermera escolar podría evitar casos como el del niño fallecido en una granja escuela de Madrid