La enfermería escolar, una solución para la epidemia del siglo XXI