La diabetes obliga a Mateo a cambiar de colegio